En Julio el gobierno nacional logró reducir el déficit fiscal

Los primeros siete meses del año cerraron con un rojo fiscal primario de 1,7% del PBI, frente a una meta para el cierre del tercer trimestre del 3,2% del PBI.

“El Sector Público No Financiero registró en julio un déficit primario base caja de $22.089,6 millones, con recursos que aumentaron 28,3% interanual y gastos primarios 22,9%. El resultado financiero –que incluye el pago de los intereses de la deuda pública– fue negativo en $32.720,9 millones”, informó el Ministerio de Hacienda.

En el primer caso significó un ahorro nominal del 9,3% en comparación con el nivel de un año atrás, mientras que en el segundo se elevó 18,6%, unos cuatro puntos menos que la tasa de inflación y un recorte aún mayor en términos del PBI que para el período se estima en un rango del 2% a 3%, respecto del pobre nivel de julio del año anterior.

En julio el rojo financiero subió 4 puntos porcentuales menos que la inflación y cayó aún más en términos reales, por la modesta reactivación de la economía en su conjunto
Del lado de los recursos, ya la AFIP había anticipado un muy buen desempeño del cobro de los tributos vinculados con el consumo de las familias, como el IVA e Internos, y también de la Seguridad Social por la suba de salarios y punto de giro del empleo privado.

Mientras que en el caso del gasto primario, Hacienda destacó los “incrementos en los Gastos de Capital del 66%, por las mayores erogaciones en las obras de construcción y mejoramiento de rutas y caminos a cargo de la Dirección Nacional de Vialidad; en Vivienda y Urbanismo sobresalen las transferencias a las provincias del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda para el programa vivienda y desarrollo urbanístico; y en Agua Potable y Alcantarillado se deben especialmente a las obras de expansión, renovación y desarrollo de la infraestructura para los servicios de agua potable y desagües cloacales realizadas por la empresa Agua y Saneamientos Argentinos S.A”.

El ahorro del 29% en los subsidios económicos, en particular, por la caída de 49% en los destinados al sector energético, fue clave para posibilitar un cambio en la estructura del gasto público total.
La inversión pública acusó un  incremento del 66% en julio.

También resaltó Hacienda el “incremento en las Prestaciones Sociales del 45,9%, especialmente por el aumento de las jubilaciones y pensiones contributivas 47,5% y en las Asignaciones familiares y por hijo 37 por ciento”.
En el acumulado de los primeros 7 meses del año el resultado primario fue deficitario en $166.375,2 millones. Si bien subió 21,3% en valores nominales, también se contrajo en términos reales; a partir del crecimiento de los ingresos de 31,4% y de los gastos primarios de 30% anual.

A partir de ese desempeño, el ministro Nicolás Dujovne y su equipo de secretarios aseguraron que “el resultado de julio demuestra que el Gobierno se encuentra encaminado a cumplir la meta de resultado fiscal ya que el déficit acumulado en los primeros siete meses del año se ubicó en 1,7% del PBI, mientras que la meta acumulativa para el tercer trimestre es 3,2% del PBI”.

Por el contrario, el déficit financiero acumulado desde el inicio del año ascendió a $288.267,4 millones, un 79,3% más que en igual tramo del año anterior, como consecuencia fundamentalmente de la “normalización” de los pagos con los acreedores internacionales en el segundo trimestre del año anterior.