Las “hermanas” narco

Dos hermanas brasileñas llegaron al país, ayer una hermana, Miriam, apareció muerta en una calle de Villa Devoto, Buenos Aires.

Miriam Natiele Alencar Da Silva (19) y su hermana Miriana Niely (18) llegaron desde Brasil y se alojaron en un hotel. Hasta el domingo no se supo a qué venían y su visita podría haber pasado desapercibida.

En Devoto apareció un cadaver y una joven perdida en La Matanza se vincularon en dos fiscalías, motivo suficiente para abrir una investigación por narcotráfico y una organización que usa mujeres como “mulas” para entrar cocaína al país. El domingo, a las 20.15, los vecinos llamaron a la Policía porque una mujer “apareció inconsciente” en el pasaje Ibarrola al 3300, en Villa Devoto. Según comprobaron después, a través de las imágenes de las cámaras de seguridad, la habían tirado allí desde un Peugeot 206 bordó.

Cuando llegaron los oficiales descubrieron que la chica estaba muerta al costado del cordón de la vereda. Sin que se supiera de quién se trataba, la información llegó a una fiscalía de La Matanza. Es que horas después (cerca de las 23.30), Miriana Alencar apareció deambulando por las calles de Don Bosco. No sabía dónde estaba ni hablaba español para poder pedir ayuda.

Un móvil del Comando de Patrullas de la Bonaerense intervino para ayudarla y empezó a actuar la fiscalía especializada en trata de esa jurisdicción.
Al principio, pensaron que la joven había sido trasladada al país para ser explotada sexualmente y que había logrado escapar de sus captores. Después vincularon su aparición con el cuerpo encontrado en la ciudad de Buenos Aires y la investigación dio un giro inesperado.

Un móvil del Comando de Patrullas de la Bonaerense intervino para ayudarla y empezó a actuar la fiscalía especializada en trata de esa jurisdicción.
Al principio, pensaron que la joven había sido trasladada al país para ser explotada sexualmente y que había logrado escapar de sus captores. Después vincularon su aparición con el cuerpo encontrado en la ciudad de Buenos Aires y la investigación dio un giro inesperado.

Miriana declaró ante la fiscal Analía Córdoba y habló de un hombre y una mujer. Contó que Miriam y ella llegaron el miércoles pasado al país y que estuvieron dos días en un hotel. Después explicó que las trasladaron a un departamento en la calle Las Heras al 2600, en Lomas del Mirador. Confirmó que su hermana había ingerido cápsulas de cocaína y que la usaron de “mula” o “camello” para entrar la droga.

“Dijo que la hermana había traído 100 cápsulas. Que expulsó sólo una parte y que el sábado empezó a sentirse mal. Ante su reclamo y las quejas por el malestar, las trasladaron a un departamento”, relataron fuentes del caso.
Miriana hizo referencia a un hombre que el domingo las llevó en un auto rojizo a un hospital. Dijo que entró a buscar ayuda de un médico pero que cuando salió no encontró a nadie. “Asustada, sin saber qué hacer, intentó volverse al departamento caminando para encontrar a su hermana”, agregaron.

Después de eso quedó perdida en la calle hasta que la encontraron en Villegas y San Martín, a diez cuadras del departamento en el que la alojaban. Caminó casi dos horas hasta ese lugar.

Fuente: [Clarín]