Marihuana ¿Droga nociva o alivio del calvario?

Desde que Uruguay se convirtió en el primer país en legalizar el consumo, venta y producción de la marihuana en Diciembre de 2013, el debate sobre el cannabis volvió a abrirse  mundialmente. La marihuana ¿Es buena o es mala?

Cuando hablamos de marihuana lo estamos haciendo sobre un tema que, a pesar de estar en pleno siglo 21, sigue siendo taboo en muchísimos países, ya que por lo general la sociedad ve con otros ojos a los consumidores del fruto de esta planta.

La pregunta que inmediatamente sale a la luz es ¿Por qué sucede esto? Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un 4% de la población mundial consume marihuana cada año (casi 12 millones de personas) y un 0,5%, la utilizan de manera diaria (cerca de 22 millones de personas)
La respuesta a la pregunta del porque el consumo  sigue siendo un tema taboo no se encuentra en otro lado más que en la sociedad y las personas que la componemos, tal vez por el desconocimiento de las propiedades de la planta y su fruto.

Desde sus inicios en la época de los vikingos, la marihuana ya se utilizaba de manera medicinal y de relajación para la atención de mujeres en trabajo de parto y para tranquilizar a las personas con dolores fuertes. Ya más cerca en la historia, se realizaron más de 80 estudios, desde 1975, que demostraron que el cannabis si bien, y hay que resaltarlo,  NO CURA NINGUNA ENFERMEDAD tiene efectos muy positivos en pacientes con cáncer, los ayuda a relajarse y a sobrellevar los dolores que producen la quimioterapia. También ayuda a personas con problemas de huesos (artritis o artrosis), permite una mejor vida a personas que sufren de Parkinson  y a pacientes con patologías psicológicas como el autismo, entre otros beneficios médicos.

Según la revista “Psicología de las conductas adictivas”  publicada en el 2014 y tras 9 años de estudios a más de 600 parejas, se comprobó que las familias en las que existe el consumo de marihuana hay menos casos de violencia domestica que en familias en las que hay consumo de alcohol. También cabe destacar que el alcohol es 114 veces más letal que el cannabis

No todos son beneficios a la hora del consumo, los mismos estudios también arrojaron los resultados de los efectos negativos en la utilización excesiva de la marihuana.
A corto plazo el consumo, siempre de forma excesiva y constante, puede producir tanto problemas de memoria, como de coordinación y aprendizaje. Aunque en los casos más severos pueden llegar a concluir en ataques de pánico y ansiedad incontrolable, psicosis aguda y paranoia. En los hombres produce ralentización de los espermatozoides y en las mujeres puede llegar a cambiar el ciclo menstrual. Siempre hablando de casos en los que la persona sufre de una adicción. Ya que la marihuana es adictiva, dependiendo del consumidor.

Si bien la marihuana, como droga social, está mal vista por estar relacionada con las clases más bajas y también, hay que decirlo, muchas personas lo asocian con la delincuencia y la violencia, todo depende de la persona que la consuma, de su tolerancia y de para que utiliza el cannabis.

Los pros y los contras de su consumo son muchos y muy variados. Todas las personas deberían ser libres de consumir o no hacerlo, siempre y cuando no interfiera en la vida de los demás y solo se concentre en sus asuntos. El debate esta y seguirá abierto por mucho tiempo, y la mejor arma para debatir una postura para entender a los demás y tratar de mejorar como sociedad, es estar informados para no hablar solamente desde el prejuicio.