De rito tribal a explosión cultural

Los tatuajes no son para todo el mundo, pero hoy son más populares que nunca, hay tantas razones diferentes para hacérselos  como gente que decide llevarlos. Rebeldía, belleza, moda, amor son algunos de los motivos para marcarse la piel.

Si tenés algún tatuaje o estas pensando en hacerte uno, no sos el único solo en Estados Unidos más de 40 millones de personas tienen al menos un tatuaje.

Los tatuajes, si bien sufrieron una explosión masiva en la sociedad en las últimas décadas, no son originarios de nuestro siglo o siquiera del pasado. Hace un par de años unos exploradores, que se encontraban en los Alpes italianos, encontraron una momia de una persona que murió hace mas de 5 mil años que ya tenía la piel  marcada por cera de 50 tatuajes. Esta momia recibe el nombre de “Iceman”, o en castellano “El hombre de hielo”.

En esa época los tatuajes no eran una expresión estética o de rebeldía, como lo puede ser en nuestra época, sino que muy por lo contrario servían como marca de orgullo para los guerreros, para clasificar a las personas, saber su status social y para saber a qué se dedicaba. Dependiendo la cultura los tatuajes y sus significados variaban. Entonces ¿Cómo pasaron de ser algo típico de las tribus a ser lo que son hoy?

Tal vez tuvo su inicio en la época en que los exploradores británicos llegaron a lo que es Nueva Zelanda y vieron a los nativos, en especial a los guerreros, con sus llamativos tatuajes faciales denominados Ta moko.

Estos tatuajes llamaron tanto la atención de los británicos que intercambiaban armas por cabezas disecadas de guerreros muertos en batallas para levarlas a Europa y comercializarlas. La demanda fue tal que llegado un punto estos “exploradores” directamente mataban y decapitaban a todas las personas que tuviesen un Ta moko  para venderlas en Europa, lo que llevo a que estos tatuajes representativos de la  cultura maorí dejaran de hacerse por muchos años.

Se podría decir que los tatuajes   comenzaron a verse  y a plasmarse en los cuerpos de otra manera cuando las bandas, las llamadas bandas de delincuentes (por ejemplo los yakuza en Japon) para diferenciarse del resto y para que sus integrantes tengan un  sentido de pertenencia a esa banda. Aunque también en las culturas occidentales los tatuajes se utilizaban como una forma de expresar un desafío en contra del sistema o para parecer “diferentes” a las demás personas.

En la actualidad los tatuajes son hechos tanto para recordar a un ser querido, como para demostrar amor a otra persona o simplemente por fines estéticos. Los rokeros, los artistas, las celebridades de mucha influencia en la sociedad o simplemente una chispa interna que lleva a las personas a tatuarse contribuyeron al boom de este arte que cada día tiene mas y mas adeptos, y si bien los motivos por los cual dibujarse  la piel son muy distintos a los de sus comienzos, sigue siendo una marca permanente para toda la vida.